Ir al contenido principal

De amor y otras vicisitudes

Tengo una amiga enamorada.
Ella ríe y llora 17 veces al día. Caen lágrimas en su Maruchan y eso la hace feliz. Ríe al pensar que tal vez su carro pudo atropellar a alguien por el nivel de velocidad al que iba.
Tengo una amiga enamorada.
Ella se levanta temprano y hace pancakes. No muy buenos a decir verdad. Saben ricos cuando voy por la tarde y fueron hechos en la mañana. Mañana en la que despertó con la felicidad a flor de piel.
Tengo una amiga enamorada.
Usualmente anda con una cara de mierda. Muchos solían no hablarle por lo pesada que podía ser cuando te dirigías a ella o cuán pretenciosa y altanera aparentaba ser.
Ahora sonríe a todo el mundo. Ahora todos saben un poco de su historia.
Tengo una amiga enamorada.
Sufre porque se siente utilizada. Sufre por no sentirse querida. Sufre porque quiere más.
Tengo una amiga triste.
Sufre por la indiferencia.Sufre por ser maltratada. Sufre porque se siente culpable.
Tengo una amiga colérica.
No sabe qué hace mal. No sabe por qué, de un segundo a otro, la luz dejó de iluminar la sala. No sabe por qué fuma y llora sin parar.
Tengo una amiga insoportable.
Siente. El amor ilumina su apariencia. No es necesario conocerla. La felicidad colecta la juventud vespertina del enamoramiento.
Tengo una amiga autocrítica.
"Tal vez fui yo" - dice -" tal vez tuve la culpa de todo"
Tengo un ser humano.
Porque el amor no es perfecto.
Porque si es perfecto no sirve.
Porque si fuera perfecto qué flojera.
Porque no hay brisa de invierno en primavera.
Porque no hay satisfacción sin esfuerzo.
Porque no hay esfuerzo sin pena.

Tengo una amiga enamorada.
Porque el amor no alimenta, consume.
Y esto no es una justificación, es un lamento.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Todo hombre es un guerrero

Eres divertida.
Me caes chévere. ¡Tenemos tantas cosas en común!
Escuchemos música juntos. Salgamos a comer helados. Pasemos las tardes juntos. Comencemos a ver series juntos y a reírnos de eso. Comencemos a hablarnos todos los días y a contarnos lo que hacemos. Me gusta saludarte por las mañanas y despedirme de ti antes de dormir. Me gusta molestarte porque siempre te ríes. Me gusta visitarte y pasar horas hablando y riéndome. Me da risa cuando comemos porque siempre me dejas la última parte de tu porción porque ya no puedes comer más. Me da risa que siempre trates de buscar lo bueno en las personas. Me gusta que te rías. Me gusta que me acompañes. Me gusta que te entusiasmes con cada cosa que te pasa. Me gusta que me preguntes si llegué a casa. Me gusta que me preguntes si quiero hacer algo hoy. Me gusta que te apasiones por las cosas. ¿Por qué les dices a nuestros amigos que estamos saliendo? Te extraño. Este lugar es muy lejano. Odio que no haya señal. Odio que tus mensajes no me l…

Tengo miedo

"El retener tus problemas hace que te enfermes más "
Supongo que es cierto. Pero, ¿qué pasa cuándo no sabes cuál es el problema? Tienes todo a tu alrededor. Tienes familia que te ama. Pero no es suficiente. Proyectas ser una persona con una vida ideal que siempre tiene todo balanceado y ordenado. Proyectas ser feliz hablando y riéndote con personas que te dicen amiga cuando te ven un par de horas al día pero ni siquiera saben dónde vives. Esa es la verdad aparente, ¿cuál es nuestra verdad entumecida? Tener retractores vitalicios es algo con lo que todos lidiamos pero no muchos notamos. Pensamos que los enemigos son aquellos que nos retienen y que su accionar escapa de nuestras manos. Sin embargo, no tomamos en cuenta si es que somos nosotros mismos nuestros propios retractores. Eso es por un lado. Por otro, el fingir ser feliz y el tener todo balanceado son vitales para huir de la compadecencia. ¿O es que acaso alguien te ha preguntado si es que te sientes bien? ¿No? Claro, eso es…